Posteado por: Alberto | mayo 13, 2009

De vuelta en Melbourne

Luna Park

Hola familia!!

A la carga de nuevo con el post de rigor, explicando lo que han dado de si los ultimos dias del viaje..
Empezare comentando que he dedicado la mayor parte de esta ultima semana en recorrer las calles de Melbourne tanto de dia como de noche.. Una vez devuelta la furgoneta, me reencontre con Kate (una de las chicas australianas con las que estuve viajando por Peru). Ella se ofrecio de buena gana a ser mi guia en la ciudad y pasee por sus calles y rincones como si fuera un australiano mas. Buenos momentos entre risas, explicando anecdotas vividas en Sur America, comentando a los surfistas locales las olas por alli surfeadas y evolucionando dia a dia con el ingles, que ya es mucho.

He podido comprobar que el hecho de viajar es, para los Australianos, algo casi cultural. Supongo que se debe a que estan en uno de los extremos del mundo, a diez mil leguas o mas de cualquier otro pais, con lo que cuando viajan, lo hacen a lo grande. Con esto quiero decir que casi toda la gente joven con la que me he cruzado ha estado fuera de Australia embarcandose en aventuras de minimo 3 meses.. A la mayoria les fascina el conocer Europa, los edificios antiguos, las calles estrechas, las festividades locales. Hay que tener en cuenta que Australia apenas cuenta con 200 anyos de historia occidental (tal como pasa con Sur America a penas se tiene en cuenta la historia indigena) y esto implica que las construcciones sean en su mayoria modernas y las costumbres menos arraigadas. De paso, mencionare algo que me ha dejado impresionado, y es que cuando me preguntan y digo que soy de Barcelona, el 90% de las veces la gente responde excitada que les encanta Barcelona, y sin dudar un segundo, tambien la mayoria anyade que es su ciudad preferida en el mundo, ahi queda eso.. A que sera debido?

En cuanto a surf se trata, aun no he podido escaparme a Phillip Island, y es que las olas son grandes pero con mucho viento onshore, asi que me encuentro un poco esperando a que venga el mar mas calmado para intentar conocer toda esa zona en su estado mas autentico, que seguro me dejara con la boca abierta. Aunque esto no quiere decir que haya estado en el dique seco estos dias.. Hice una escapada de 2 dias a la zona de Jan Juc, comiendo y durmiendo en el coche. Comprobando en mis carnes como el invierno se va abriendo paso a golpes de aire y pasando la mayor parte del dia en el agua. Fueron dos dias de mucho viento onshore con olas muy desordenadas, aun asi confieso que me lo pase disfrutando como un chavalin.. Y es que tarde o temprano habra que dejar Australia atras y hay que aprovechar mientras se este aqui todo lo que se pueda.

A modo de anecdota os cuento que mientras dormia en el coche, a primera hora de la manyana vino la policia a darme los “buenos dias”. No voy a mentiros, habia visto el cartel en la entrada del parking con la senyal de prohibido acampar, pero no pense que fuera a tener problemas.. Cuando picaron en la puerta supe quien era sin necesidad de abrir los ojos, y es que debe ser internacional el tono autoritario que usan para infundir respeto.. Lo primero que me dijeron (por supuesto sin buenos dias) fue algo como – Cual es tu excusa para estar durmiendo aqui? .. Mi excusa por supuesto, estaba implicita en mi respuesta (con mi mejor acento espanyol). – Perdon, no entiendo muy bien ingles, podria repetirmelo? .. Sin apenas inmutarse, el poli replico: – Y entiendes dinero? Jajajjaja, dios estaba jodido, quien no entiende la palabra money?? .. Lo unico que pude hacer fue mirarle a los ojos con cara de perplejo, alargando el silencio lo maximo que pude.
Lo cierto es que tras unos minutos farfullando, funciono. El hacerse el tonto puede llegar a ser lo mas inteligente. El policia me dijo medio resignado, que tenia 10 minutos para recoger y largarme. Eso si que lo habia entendido, le dije. Como colofon, una vez todo listo para marchar, cuando fui a encender el coche, no arrancaba.. No pude hacer otra cosa que reir para mis adentros imaginando la situacion si la policia volvia y tenia que pedirle los cables para conectarlos a la bateria.. Por suerte, empujando arranco en el segundo intento y puse tierra de por medio entre el parking y yo.

A grandes rasgos, este es el resumen de los ultimos dias.. Ha habido alguna que otra fiesta, un cumpleanyos y una despedida a una chica que se volvia de vuelta a Sur America a pasar 6 meses o mas.. Por mi parte, espero tener un buen relato que contar de la zona de Phillip Island para la proxima semana, que todo el mundo habla maravillas de alli.

Un abrazo y pura vida, maes!

Posteado por: Alberto | abril 30, 2009

Recorriendo la Surf Coast… En furgo!

Habia que hacerla!

Que hay de nuevo, viejos!

Como bien reza el titulo, he conseguido empezar el suenyo de recorrer Australia en furgo.. Dios! echaba de menos las sensaciones que solo un viaje en furgoneta es capaz de ofrecer.. Cocinar bajo las estrellas (con la pequenya diferencia que aqui puedes ver la Cruz del Sur cuando inclinas la cabeza hacia arriba, siempre que no haya rayos y truenos, que los hay), echar el freno de mano en lugares donde el silencio lo abarca todo (a excepcion del sonido de fondo del rugir incesante de las olas), puestas de sol sin parangon con una Carlton Draught en la mano, aporrear la guitarra por las noches.. La furgo y sus encantos, en definitiva.

Resumiendo, os cuento que empece a buscar en webs locales donde alquilaran vehiculos. Lo cierto es que es muy barato el alquiler de Camper vans aqui, por unos 25 Euros al dia consigues una con un pequenyo fogon, un saloncito/cama trasero, pila para fregar los platos, todos los cacharros incluidos, etc..  Asi que una vez decidido el sitio, pagada la reserva y finiquitados los tramites previos, de cabeza a la carretera con rumbo sur/sur oeste, a recorrer la surf coast.. Abronchense los cinturones, que aqui a todo el mundo le da por conducir en direccion contraria!!

De Melbourne fui directo hasta Torquay, donde tire la casa por la ventana y me quite la espina que notaba de unos dias atras clavada en el costado. Si, compre una tabla de segunda mano!! Pero no creais que ahi acabo todo, amigos mios. Me recorri las demas tiendas buscando ofertas y tambien me aduenye de un traje nuevecito de trinca!! Y como bien estais imaginando, tal que un ninyo con juguetes nuevos, fui directo al agua a estrenarlo todo!! Parece mentira lo que cambia el asunto cuando calzas un traje de neopreno como es debido.. Tras los primeros 5 minutos, aun estaba seco, era incapaz de dar credito a lo que estaba sucediendo jajaj!

Teniendo la despensa llena y todo lo necesario para sobrevivir, casi no existia la necesidad de moverse del sitio. Y fue asi como pase las primeras jornadas afincado en un aparcamiento de Torquay. La furgo quedaba aparcada al filo de un acantilado donde se podian ver 3 playas distintas, y sin previo plan, acabe adoptando una rutina que segui sin proponermelo siquiera.. El hecho es que cada manyana  solia despertar a eso de las ocho, me preparaba 2 desayunos distintos y los devoraba mirando las playas desde arriba.. Acabados los refrigerios, me embutia en el traje (pedazo de traje!) y banyito que te crio.. Tras 2-3 horas, de vuelta al campo base a comer como es debido.. Y a ultima hora otro chapuzon para ver como el sol se oculta entre los acantilados.. La vida puede ser tan agradable como se lo permitas. Y bueno, a eso de las 6 empieza a oscurecer, lo que conlleva que creas que son las 11 de la noche cuando apenas son las 8 y estes pensando en meterte en el saco de dormir.. Por suerte para eso esta la guitarra y con ella se alargan las noches algo mas, aunque confieso que ni una sola vez consegui pasar la barrera de las 9:30.

Tras varios dias, me di cuenta que la furgo tenia ruedas, y no la habia alquilado para quedarme plantado en un unico sitio. Ademas presentia que el camino que recorre la Great Ocean Road esconderia rincones que debia descubrir. Asi que sacudi el polvo que empezaba a cubrir la furgo y sali del parquing decidido a devorar carretera. Los primeros kilometros me divertia pensando en las olas de los dias anteriores. Pille la derecha de Bells Beach de 1 metrazo y tambien trague su agua.. Disfrute como un enano en Thirteenth Beach (donde habia partida la JS) y en Jan Juc mas de lo mismo.. Bastante gente surfeando por esas zonas, pero eso no implicaba que hubiera problemas, mas bien al contrario, en el agua se respiraba respeto y buen ambiente.

Bien, como comentaba, Torquay y sus playas quedaron atras y con ello tambien el buen tiempo. Parecia que me iba a tocar conocer la costa bajo la lluvia, pero este detalle no le quito ni un pedazo del encanto y la belleza al recorrido. La Great Ocean Road se dibuja siguiendo el trazado de la costa tal como lo haria una serpiente en el desierto.. Curvas y mas curvas rozando los acantilados y desvelando paisajes preciosos a cada golpe de volante. Las olas no tienen fin aqui, chicos. Ahora se porque le llaman la Surf Coast, y es que el elenco de playas en las que se podria surfear es tan grande que apuesto que no se puede llevar la cuenta de todos los spots que pasas de largo mientras aprietas el freno para ver como rompen las derechas (en su mayoria).

La siguiente parada fue Lorne, donde me vi obligado a detenerme al darme de bruces con un parking que parecia perfecto para pasar la noche y se hallaba justo en frente de una rompiente de olas mas que buenas con solo 4 personas en el agua. Fue perfecto! Me hice coleguita de los Australianos y fue como si cada uno tuviera su turno en la tanda de olas. Tras 2 horas, cayo la noche, mientras a su vez lo seguia haciendo la lluvia. Ellos me dijeron que esto era el principio de una tormenta potente que azotaria con furia el litoral los siguientes dos dias, asi que me despedi del sol por un tiempo, pero habria olas para dar y regalar. Cena con vino para combatir el frio y a dormir. Al dia siguiente fui para la zona de Apollo Bay, donde comentaban que el mar estaria mas ordenado y acertaron a lo grande. Olazas de unos 2 metros de izquierda y derecha. Ese dia me lo pase casi entero en el agua, la gente entraba, surfeaba y se iba. Luego entraban otros a modo de reemplazo pero yo seguia alli. Y es que no habia nada mejor que hacer.. Tan solo sali unos 20 minutos a comer algo rapido, y lo hice con el traje puesto. Luego un rato mas, pero mi cuerpo acabo por casi defallecer y regrese a la furgo con las fuerzas justas para caer en la cama.

La tormenta fue perdiendo intensidad y las nubes se iban relevando con el sol en los siguientes dias. Fue cuando pase al otro lado del Cape Otway, que es donde el mar golpea directo la costa y las olas son mas potentes.. Y esta parte del recorrido seria la que, por fin, me mostrara algo con lo que sabia tendria que toparme tarde o temprano. Lo cierto es que adivine algo extranyo en uno de los eucaliptus que flanqueaban la carretera, disminui la velocidad hasta que tuve la certeza que si, era un Koala en una de las ramas!! Pare, hice las fotos de rigor y trate de llamar su atencion pero el tio estaba durmiendo como un liron. Pero bueno, objetivo conseguido!!

La ultima parte del viaje me llevo hasta la zona de los 12 apostoles, que son 12 penyones gigantes que se alzan majestuosos frente al mar. Aunque yo solo conte 9. Y bueno, no logre hacer surf en esa zona. Las olas estaban grandes y el mar revuelto, ademas no habia nadie en el agua, asi que no me la jugue, con lo que segui algo mas adelante hasta Port Campbell que quedaba mas refugiado del viento y seria perfecto para pasar la ultima noche. Alli hubo la ultima sesion con olas limpias y grandes, una despedida perfecta de esta primera incursion por la costa Australiana.

Durante el recorrido de vuelta, aun seguia alucinando con los paisajes y en una de las curvas pase rozando un canguro que estaba parado en el arcen. Si hacia autostop o queria cuzar nunca lo sabre, pero me dejo con una sonrisa en la cara hasta casi llegar al destino. Una vez devuelta la furgoneta, hay que pensar en el siguiente paso. Lo mas probable es que pase una semana mas por la zona de Melbourne para volver a alquilar la furgo otros 10 dias mas y recorrer el lado este de la costa (Phillip Island y demases).. Os mantendre informados, compadres!!

 

Un abrazo!!!

Posteado por: Alberto | abril 16, 2009

Welcome to Australia!

La bandera de la Cruz del Sur

Bueno compadres, despues de unos primeros dias perdido por el pais, por fin puedo conectarme y escribir sin problemas.. Asi que ahi va!!

Lo dicho, tengo la sensacion de como si estuviera viviendo en el futuro, cuando en Espanya cae la noche, aqui es el primer sitio que ilumina el sol cada nuevo dia. Grande! A veces me da por calcular la diferencia horaria y me doy cuenta que el ritmo de vida aqui es totalmente el opuesto, supongo que tan solo hay que acostumbrarse a ello.

Por lo demas, parece como si existiera en Australia una diversidad cultural sin limites, te acabas cruzando gente de todos lugares mientras deambulas perdido por las calles, lo que hace que tampoco exista una cultura predominante, es mas bien como una suma de pequenyas tradiciones, aunque debo admitir que puedes sentir una influencia Norte Americana que predomina sobre todas las demas, y en muchos casos, el acento del ingles es tan marcado que me quedo a cuadros cuando me pregunatan algo.. Pero creo que estoy aprendiendo de una forma practicamente inconsciente, y lo mas importante es que puedo entender casi todo lo que me dicen al hablar, eso es algo que me sorprende incluso a mi, ya que nunca suelo enterarme de nada (incluso en Espanya jajaja)!!

Deshaciendo mentalmente los pasos, la primera parade fue Sydney. Anchas avenidas, montones de gente por todas partes y un modo de vida occidentalizado. Cientos de restaurants de comida rapida, cafeterias y terrazas. Multitudes andando dando pasos veloces, pendientes de llegar rapido a sus trabajos, sin prestar atencion a todo lo que les rodea. En definitiva, la vida en una gran ciudad. Me doy cuenta que pronto voy a volver a formar parte de este ir y venir, insensible y urgente. Por suerte aun puedo alargarlo un poco mas, asi que desecho estos pensamientos, ya habra tiempo de sobra de recapacitar cuando vuelva, aun sigo en el camino.

Como decia, la vida en una ciudad tan grande puede llegar a ser algo dura cuando estas solo. Puedes estar rodeado de cientos de personas que se mueven a tu alrededor como una marea humana, pero no existe ningun tipo de calor ni conexion con ellas. Cuando se forma parte del juego de la vida occidental, casi no te detienes a comprobar si ha salido la luna por las noches, la sociabilicacion puede implicar cierto grado de insensibilizacion, ahora que tengo un pie fuera puedo verlo desde la distancia, veremos que pase cuando vuelva al campo de batalla del asfalto.Pero bueno, no voy a seguir por ahi, porque no soy nadie para criticar nada…

En Sydney anduve perdido por las calles durante horas, y creo que le he cogido el gusto a esto de andar sin direccion ni prisas. Entre los rascacielos y grandes edificios, existen tambien parques enormes como pequenyos bosques. He entrado en alguno de ellos y la vida interior contrasta totalmente con lo que hay fuera del parque. Arboles inmensos, plantas y flores de belleza indescriptible, pajaros que jamas habia visto e incluso una zona infestada de murcielagos tan grandes como aguilas. Viendo que esta diversidad existe dentro de la ciudad, Australia es sin duda un pais geograficamente privilegiado. Por eso voy mirando (como un tonto) en las copas de los arboles a ver si me topo con algun koala, aunque me han aconsejado que mejor vaya mirando al suelo porque lo mas probable es que me cruce antes con alguna serpiente!

Y bien, tambien hay playas urbanas alrededor de Sydney. Entre ellas, pude ir hasta Bondi Beach, todo un clasico. Cuando llegue alli, la arena era tan blanca que te cegaba si mirabas directamente. Hubo buenas olas pero con demasiado viento, aunque eso no quito que pudiera entrar al agua un buen rato. Me sorprendio que practicamente no hubiera gente en el agua, venia predispuesto a que cada banyo podia ser una pequenya guerra por la disputa de las olas, pero por suerte, poca gente y buenos ratos en Bondi Beach.

Acabe dejando Sydney atras, los hostales donde estuve no tenian nada de acojedor, se asemejaban mas a pequenyas carceles que no a alojamientos. En uno de ellos compartia habitacion con 13 japoneses mas, toda una experiencia vamos. No se exactamente a que se debe, pero Sydney esta llena de japoneses, y cuando digo llena es llena. Hay momentos en los que solo estan ellos alrededor, incluso las tiendas tienen los cartels en japones. En algunos instantes me preguntaba a mi mismo si estaba en Tokyo o Australia, luego veia que nadie me respondia, asi que deje de preguntarme cosas.

Y eso, de Tokyo a Melbourne. Mucha gente me comento que en Melbourne el estilo de vida es mas proximo al europeo , asi que valdria la pena conocerlo. Asi que alli fui de cabeza, y fue un gran acierto. La ciudad es realmente bonita, con un nucleo donde se concentra todo el ajetreo de los negocios y el resto queda esparcido de una forma mas tranquila. La gente mucho mas amable y amigable, y parece concentrar todo tipo de espectaculos artisticos, como una ciudad mas abierta a la cultura.

A 1 hora de camino de Melbourne esta la Surf Coast, que con el nombre lo dice todo. El nucleo es Torquay y la playa principal es Bells Beach. He tenido la inmensa suerte de coincidir en fechas con el Rip Curl Pro de Bells Beach y comprobar de primera mano como el surf es uno de los deportes nacionales. De hecho ha sido la primera competicion de surf a la que he asistido, asi que no me puedo quejar. No faltaba ni un pro en la competicion y las olas han ido haciendose mas grandes dia a dia (ayer eran de 4 metros, sin palabras!!) Asisiti a la coronacion de Sylvana Lima como ganadora y pude ver como un chaval australiano dejaba a Kelly Slater fuera de la competicion. Tambien estuve en alguna de las fiestecillas paralelas al campeonato y no me lo pase nada mal..

La unica mala noticia es que surfeando en uno de los reefs cercanos a Bells Beach, parti la tabla en 2.. Nooo! Despues de todo lo que ha aguantado esa tabla viajando en buses, coches, taxis, aviones no ha podido soportar la ultima etapa del viaje.. Pero bueno, no es momento de lamentos, ha dado muchisimo de si y es lo que importa.. Ahora he aprendido que no se puede dudar en el ultimo momento antes de bajar la ola.. Ha sido la primera tabla partida y esperemos que la ultima jajajaj!

Eso es todo por ahora chicos! En mi mente se dibuja el plan de alquilar una camper van y recorrer todo lo que pueda la costa australiana, que parece no tener limites.. Os mantengo informados de como continua el viaje..

Abrazos y besos para todos!!

Posteado por: Alberto | abril 8, 2009

Agradecimientos, estadisticas y demas…

Bueno, un alto en el camino.. Este post no tiene relacion directa con el viaje pero si con el blog. Tan solo es para comentar los resultados, en un principio inimaginables de un blog como este, escrito sin pretensiones.

Lo cierto es que me llego una entrada donde me anunaciaban que el blog se encontraba en el top 100 de los blogs con crecimiento mas rapido a nivel mundial, concretamente en el 71 y filtrando por idioma me encontre que, de los escritos en castellano estaba en el septimo lugar. Todo una sorpresa vamos!

De este modo quiero agradeceros a todos las visitas mas o menos constantes que habeis ido haciendo y todos los comentarios recibidos. Lo creais o no, es un apoyo moral importante para mi, sobretodo en los momentos de debilidad que se puedan haber ido sucediendo.

Asi que seguid asi companyeros, en esta etapa final de esta aventura compartida por todos, que mas que un viaje esta siendo un suenyo.

Un abrazo enorme y nos leemos en el siguiente post!

Posteado por: Alberto | abril 4, 2009

Surfing New Zealand

Panoramica de la playa

Saludos varios!

Es ya un hecho, amigos, Sur America quedo atras. Aunque partes de mi hayan quedado disgregadas por el continente, el resto acabo embarcandose en un nuevo vuelo transoceanico, de nuevo hacia el oeste, continuando la quimera de viajar siguiendo al sol. En total fueron unas 17 horas de vuelo. De Santiago a Auckland previo paso furtivo por Bueno Aires.. Tuve la suerte de ir dormido la mayor parte del trayecto (bien sabeis que me encanta dormir) y lo que podria haber sido un tiempo de espera, acabo convirtiendose en un simple abrir y cerrar de ojos.

Tras pasar la linea de cambio de fecha, que implicaba perder un dia durante el trayecto, me encontre con los pies sobre tierra neozelandesa. Baje del avion y no tardaron en aparecer los contratiempos.. No habia buses o transporte publico que llegaran a la playa donde me habia propuesto ir. Asi que pregunte a algunos taxistas, pero el trayecto costaba unos 90 dolares neozelandeses. Welcome! Hubo que buscar opciones y la mejor fue alquilar un coche (acabo costando 40 $ diarios y me daria libertad de movimiento).. Pero cuando pensaba que ya estaba todo encarrilado, zas! Me di cuenta que aqui conducen por el lado izquierdo jajaj! No quise que eso se conviertiera en un obstaculo y tire para adelante como los burros.. A la aventura!

Con los bartulos en el coche y el volante en el lado derecho, carretera y manta. Tras algunos minutos de adaptacion, vi que no era tan complicado.. Tan solo hay que ir algo mas atento y todo perfecto. Eso si, el llegar a la playa de Piha fue otro cantar. Tan solo contaba con un mini mapa que me dieron en la companyia de alquiler que no salia ni el pueblo y tras andar circulando practicamente a la deriva logre llegar sin mas consecuencias al destino. En teoria eran 40 minutos y calculo que tarde unas 2 horas, un plis plas, vamos.

Una vez alli, quede embobado con la belleza del paisaje. La playa se abria paso entre verdes montanyas, quedando dividida en medio por un inmenso penyon de dimensiones impactantes.. El agua azul turquesa invitaba a que entraras y las olas iban rompiendo en condiciones mas que buenas.. No tarde ni 3 minutos en ponerme el traje y meterme al agua! Cuando estuve dentro, casi no me lo podia creer, tan solo unas horas antes estaba en el Pacifico y ahora eran las aguas del Mar de Tasmania las que mojaban mis dedos, Dios bendiga el paro!
En fin, muy buenas sesiones de surf alli con olas un metro y ningun tiburon a la vista. El surf aqui parece mucho mas cultural, hay surfistas de todas las edades, con tablas, tablones, bodyboards o knee-surfers.. Buen ambiente en el agua y olas de sobra para todos..

Tras el primer dia de surf y aun en el parking de la playa, vi que no habia buscado sitio para dormir, aunque debo confesaros que mi cabeza llevaba rato dandole vueltas a la posibilidad de dormir en el coche.. Habia comprado algo de comida y la noche anterior ya habia dormido sentado en un avion, asi que, no hubo que darle demasiadas vueltas y el coche acabo convirtiendose tambien en mi hogar de Nueva Zelanda. Tan solo un poco de frio por la noche, pero cada vez que despertaba encendia un rato el motor y la calefaccion y listo!!

Lo cierto es que me habria encantado estar mas tiempo por aqui y conocer, entre otros lugares, Raglan, pero manyana me toca viajar hacia Australia, donde voy a tener tiempo para conocer mucho mas con lo que todo esta bien.

Un abrazo y hasta pronto!!

Posteado por: Alberto | abril 1, 2009

Es hora de recapitular…

Buscando el pico
Sentado frente al teclado estoy apurando las ultimas hora que me quedan por pasar en el continente americano.. Jamas hubiera pensado que de aqui viajaria a otro continente (antes de llegar barcelona), distinto a su manera, pero con la misma ilusion por mi parte, pero asi va a ser.
Los minutos se consumen y no se bien como empezar este post que va a ser el ultimo que escriba desde esta tierra hermana para nosotros..
Quisiera plasmar en el texto toda la emocion que siento al echar la vista atras, repasando de un plumazo los dias, semanas y meses de este viaje que, sin duda alguna, ha llegado a superar cualquier expectativa que pudiera haber hecho antes de embarcarme en el.

A lo tonto, han sido unos cuantos paises por los que he tenido la suerte de pasearme y conocer. Los inicios en Brasil, de donde lo primero que me viene a la mente es: luz. La luz de las playas, las gentes, las calles… Capaz de iluminar la oscuridad mas profunda y que te impregna de ella aunque pretendas esquivarla. Sin duda un  inicio perfecto para el viaje, la gente amable y abierta. Lo cierto es que la imagenes se suceden en mi cabeza tan veloces que se esfuman antes que los dedos toquen el teclado.

De un pequeño salto, plantamos los pies en Costa Rica y empezó el tiempo del surf.. Las olas de la primera sesión en Playa Hermosa no se me van a olvidar facilmente, no. El Pacífico se nos presentó mostrando su auténtica cara y los atardeceres de un naranja tan cálido que llegaban a hipnotizarte con su infinita belleza. Los cielos parecían tan sobrenaturales allí, que me pasaba casi todas las sesiones cantando “Existen cielos que yo jamás veré…” Los primeros madrugones, las primeras charlas en inglés con la gente.. Jacob, con su magia, alegre y tranquilo con el que acabamos compartiendo mucho mas que una ruta juntos..
De alli a Nicaragua, con su cultura mas arraigada y las olas perfectas que tuvimos la suerte de conocer, al amparo de pueblo casi deserticos y con la alegria de sus habitantes que llegaba incluso a sorprenderte.

El llegar a Panama fue un espectaculo sin igual, creo que los paisajes alli son incomparables a ningun otro lugar (y no quiero ni mucho menos desmerecer a los demas sitios, pero sin duda se puede definir como un pedazo del paraiso).. Sus vistas y sus gentes te inspiraban sin siquiera darte cuenta.. Olas de revista y aguas cristalinas, un puñado de islas que crecen a su antojo y demuestran que la belleza de la que es capaz de dotar la naturaleza, no tiene parangon artificial.

Otro pequeño vuelo y mis pies pisaron Ecuador. Separando definitivamente el camino con Ivan, pero volviendolo a unirlo , aunque fuera de forma temporal, con Guillem. Aqui empezo un nuevo viaje para mi. Reusé las guias de viaje y las planificaciones anteriores (se que son útiles, pero no básicas), y al contrario de lo que casi todo el mundo aconseja, preferi confiar en la gente del lugar, taxistas o conductores de bus, consiguiendo asi entablar contacto con los lugareños desde buen principio, dejandome llevar por ellos y comprobando de primera mano que no es ni de lejos como la gente que te advierte dice que es.. El sentido común puede llegar a ser un buen aliado, pero no la desconfianza que de antemano te previenen que tengas. Allí fue donde tuve la oportunidad de dar la bienvenida al nuevo año, sientiendo el salitre y con los pies hundidos en la blanca arena. Y por supuesto, la derecha de Montañita, tan larga como potente, incluso sin haberla conocido en sus mejores condiciones.

 
Más tarde vino Perú, con Lobitos como referente principal en mi memoria. Una playa desértica y con olas que abrían de izquierdas, pareciendo no tener fin. El desierto de Huacachina con su imponente oasis, el pisco en Pisco, ciudad reconstruida sobre sus cimientos tras el terremoto que la convirtió en escombros tan solo dos años atrás.. Más surf en Cerro Azul, Mollendo, Mejía, Punta Bombón.. Como colofón, quedo la última visita a Cusco y sus valles, de donde no tengo palabras para explicar lo que ha supuesto para mi el paso por la ciudad sagrada, la ciudad que se mueve.
 
De ahí a Bolivia, la salida del sol en la Isla del Sol es prácticamente indescriptible, los tonos de amarillo a naranja se suceden a medida que este va alzándose en el horizonte, tiñendo a su paso las aguas del inmenso lago Titicaca a más de 3600 metros de altura. La ciudad de La Paz es la capital de estado de la que tengo mejor recuerdo. Asfaltada y ruidosa como las demás grandes ciudades, y aún así acojedora como pocas otras. El salar de Uyuni, tan deslumbrante que duele con solo mirarlo.
 
La siguiente parada fue en Argentina, país que conocí mucho menos de lo que me habría gustado. Aún así quedé enamorado de muchos de sus lugares y como no, de su gente. Buenos Aires fue demasiado grande y no la disfruté demasiado. Aunque gracias a eso pude visitar otros lugares más pintorescos y entrañables. Lugares como Gualeguachú dónde tuve la suerte de poder pasar allí el Carnaval y dónde me volví a sentir como en casa gracias a las gentes de allí. La Patagonia y Bariloche, con paisajes frondosos y verdes, tan rebosantes de vida que te hacían sentir pequeño.
 
El último paso, quedó reservado para Chile. No se bien si es por tener el recuerdo más fresco, pero en cierto modo, este país puede acabar robándote un pedazo del alma. Pichilemu es en pocas palabras increíble. Un pequeño pueblo con unas olas inmensas. Hay que ir con cuidado allí, corres el peligro de no querer volver a otro lugar, pero el viaje sigue su curso inexorable y no te deja volver la vista atrás. De Iquique podría decir exactamente lo mismo, esta ciudad en medio del desierto te atrapa con sus cantos de sirena, además del cariño que es capaz de brindarte la gente del lugar. Y Arica tampoco tiene nada que envidiar, las condiciones del mar en todo el país son extraordinarias.
 
A grandes rasgos este ha sido el camino recorrido aquí. Tengo la certeza que he dejado muchas cosas por conocer, pero en parte estoy contento con ello ¿quién nos dice que no vamos atener la oportunidad de volver y poder conocer todo lo que aún queda? También he de comentaros que en el blog puedo llegar a escribir tan sólo un 25 por ciento de lo que me ha podido suceder. De este modo acabaré mencionando (de nuevo) aquella frase que leí en Marruecos en su día, con el fin de animar a todo aquel que quiera aventurarse a hacer algo parecido, diciendo así: “Si nunca vas, nunca sabrás”
 
 
Un abrazo enorme a todos! (nos volvemos a leer desde las antipodas)
Posteado por: Alberto | marzo 28, 2009

En la ciudad que se mueve…

Valles peruanos

Saludos compañeros!

Al final se hicieron ciertas las predicciones, y así fue.. De Arica a Tacna en taxi, por 3 Euros te cruzaban la frontera y te dejaban en la primera ciudad al otro lado de ella.. Una vez en la estación de buses, tuve que esperar 4 horas para el próximo bus, lo que acabe aprovechando para conocer la ciudad y entre otras cosas, ir al mercado del centro y comerme un ceviche que picaba como el demonio (plato que me llevo la receta para hacerlo cuando vuelva)..

De alli, directo a Cusco previo stop&go en Arequipa.. Los olores en esta ciudad, despertaron en mi recuerdos de tiempos pasados alli con anterioridad, es curioso el poder que puede tener el olfato para incluso hacerte viajar en el tiempo jaja!

Para llegar a Cusco hay que ir subiendo carreteras con curvas, contracurvas y de nuevo mas curvas, lo que hace que sea un trayecto peligroso.. De hecho, en medio del camino nos encontramos con un autocar que se habia salido de la carretera, cayendo al rio. El panorama fue desconcertante, entre el gentio adverti al menos 2 cuerpos que estaban cubiertos por una manta blanca. Lo mejor seria no pensar en que le pueda pasar eso al autobus en el que tu viajas sino la impotencia podria acabar contigo..

Por suerte, llegamos a Cusco sin imprevistos y alli encontre un hostal de forma bastante rapida.. No se como fue, pero volvi a acabar en el sitio indicado. Los duenyos de la casa (Eduardo y Carmen) acabaron adoptandome como a uno mas, comia con ellos, me ensanyaban la ciudad, comprabamos juntos en el mercado.. Fue de este modo como pude conocer detalles que de otra forma no creo hubiera sabido..

A decir de Cusco que es una ciudad encantadora, pintoresca y magica donde las haya.. Sus casas se hallan a 3500 metros sobre la altura del mar, lo que implica que en los primeros dias, el hecho de subir unos cuantos peldanyos, se convierta en una tarea reservada solo para los mas fuertes. Pasado un tiempo te acabas acostumbrando, pero cuesta lo suyo. Desde la privilegiada situacion del hostal (en una de las faldas de las montanyas que rodean la ciudad) se distinguian a lo lejos las desperdigadas iglesias, que aparecian sobresaliendo del resto de los tejados monocolores. Toda la vista desde alli se me antojaba como un gran puerto en el que las casas eran barcos que se balanceaban incesantes en un mar de adoquines. Y no os mentire al anyadir que, con una precision absoluta, las piezas parecian encajar como predisenyadas a conciencia todas y cada una de ellas. Sera por eso que dicen que solo hay un Cusco en el mundo..

En fin, el hecho es que acabe pasando alli mas dias de los que en un principio tenia previstos.. Y los planes calculados de antemano, tuvieron que ser retrazados una vez me hallaba con los pies sobre la ciudad sagrada.. Con esto quiero deciros que no, no fui al Machu Picchu. Tengo la certeza que con ello me he perdido algo importante, pero lo que me hizo desistir fue la ingente cantidad de turistas que abarrotaban los trenes que partian hacia alli.. Tenia que esperar 2 dias para poder tener sitio en uno de los trenes y el precio era desorbitado, con lo que acabe buscando un plan alternativo y visite otros lugares y ruinas practicamente desiertas..

Y fue asi como a la luz de San Pedro pasee por valles que desorientaban por su belleza, pareciendo incluso irreales. Lo cierto es que mi paso por Cusco va a quedar grabado a fuego en mi, y es que es muy cierto que el lugar posee una magia de la que no puedes escapar, por mucho que lo intentaras. Pero bueno, hubo que dejar la ciudad atras. Los verdes valles y las ruinas continuaran vivos en mi mente al igual que el recuerdo de los amigos alli conocidos..

El bus partio hacia la frontera con Chile (justo el dia que se cumple medio anyo desde que salimos de Barcelona), pasando esta vez por Puno y sin entender muy bien porque, volvi a enfermar en el camino hacia esta ciudad. No se si recordareis, pero la ultima vez que estuve enfermo, fue durante el trayecto que, curiosamente, me llevaba a Puno tambien. Voy a acabar pensando que hay una relacion maldita entre esta ciudad y yo.. Aunque por suerte para mi (tal y como sucedio la vez anterior) mi estomago parecio recuperarse como si nada con las luces del nuevo dia.

Como decia, acabe volviendo a Chile en cuestion de 30 horas desde que el bus arranco en tierra Cusquenya. Mi tabla habia quedado en el hostal de Kurt y al llegar a Arica, tenia 5 horas hasta la partida del bus que hacia el recorrido hasta Santiago. Y que mejor que sacarse el entumecimiento de encima pegandose un banyito que crei iba a ser el ultimo en Sur America.. Asi que fui al beach break de Arica y me encontre con olas mas que decentes.. Pude estar unas 2 horas en el agua, completamente solo, y cuando ya estaba pensando en que era hora de salir, un delfin salto a unos 50 metros de mi y lo vi brillar bajo la luz del sol. La imagen fue sin duda hermosa, asi que pense ese iba a ser el recuerdo que me llevaria de la ultima sesion en mar americano y sali con la primera ola que vino. Perfecto!

Y bueno, ahora ya estoy en Santiago, donde quiero visitar a amigos del camino antes de partir a Australia via Nueva Zelanda (si, ya es una realidad). Pero ha sido aqui donde me he dado cuenta que habia calculado mal los planes. No se porque, pero pensaba que el dia 1 (que es cuando sale el avion) era el lunes, pero no, es el miercoles con lo que creo voy a tener tiempo de hacer una visita fugaz a Pichilemu de nuevo, con lo que tengo la oportunidad de volver a despedirme del pacifico sur americano. Que gran noticia!! Sino mirad las previsiones.

Un abrazo enorme a todos y muchas gracias por los comentarios y animos recibidos!

Salud hermanos!

Posteado por: Alberto | marzo 18, 2009

De Iquique a Arica y tiro porqué me toca…

El peñon, mucha historia tiene este lugar

A regañadientes acabó quedando atrás Iquique.. Me llevo un espléndido recuerdo del lugar, las olas y sobretodo la gente que allí pude conocer.. El bus que me llevaría hasta Arica sólo tardó 4 horas en recorrer el trayecto, en el que la carretera continuaba abriéndose paso a través del desierto..

Imaginad valles de dunas enormes cuan montañas, entre las que crecían verdes arbustos y pequeños arbolitos, el contraste de vida y desierto era chocante y hermoso.  Seguramente valdría la pena adentrarse más hacia el desierto, pero el calendario obliga a que aún queden sitios por visitar y conocer.. Una vez en Arica, conseguí lugar en un hostal orientado completamente al surf, donde todos los inquilinos hablan inglés a excepción de mi, así que toca volver a ponerse las pilas con el idioma sajón..

Como viene siendo costumbre, me di un baño de bienvenida nada más llegar y visité las olas de “El gringo” y “La Isla”..  Aunque el mar está bajando bastante los últimos días, han sido buenísimas sesiones con poca gente y olas rompiendo muy cerca de las rocas (tenías que ir con un ojo en las rocas y otro en la ola)..

Lo de la fauna marina aquí es practicamente un desfile, los lobos marinos se paseaban entre nosotros en busca de los peces que buscan cobijo en las rocas, las tortugas van sacando la cabeza a modo de periscopio a cada rato y también han hecho su aparición delfines que muestran primero su aleta dorsal haciéndote dudar en si es una aleta amiga o no, hasta que ves los surtidores y la tensión desaparece.. Así que mientras estás esperando las olas no existe ni un segundo de aburrimiento.. No veas!

El dueño del hostal, Kurt, es una máquina del surfing.. Hace como 7 años empezó a hacer tow in y en las paredes de los pasillos cuelgan fotos suyas en olas gigantes.. Me comentaba también, que cuando hacen la prueba del mundial en Arica, todos los pros vienen a alojarse a su casa, con lo que tiene un sinfin de historias y anécdotas que contar.. Con la próxima subida de mar, tiene pensado ir con uno de los chavales de aquí a un secret spot en medio del desierto, con un poco de suerte podré acompañarlos y vivir una experiencia que seguro vale la pena. Aunque hasta el sábado-domingo el mar va a estar bastante calmado, con lo que es bastante posible que aproveche este lapso para cruzar la frontera hacia Perú y hacer la visita obligada al Machu Picchu que acabé posponiendo en mi anterior paso por el país.. De hecho, mañana mismo tengo pensado partir hacia Cusco e intentar en cosa de 3 días hacer la ruta completa para poder llevarme conmigo el recuerdo de una de las 7 nuevas maravillas del mundo (creo que sería la primera que tacharía de la lista)..

Por lo demás, comentar que Arica es algo más pequeña que Iquique, y está casi lindando con la frontera peruana. Es posible que ese sea el motivo por el que se ve más pobreza en las calles que en otros lugares donde he estado. Mucha gente se busca la vida como puede y los parques amanecen con montones de gente desperdigada entre la hierba pasando las noches a la intemperie. He tenido la suerte de conocer a Josefina, la chica que se encarga de hacer la faena en el hostal donde estoy.. Ella, peruana de Tacna (en la frontera con Chile) me ha dado una lección de historia de la zona que me guardo en el equipaje.. En un principio, me dijo que era algo reticente con los españoles (por lo que ha significado nuestro paso en su cultura), pero minutos después parece que se le había olvidado y las posibles diferencias han quedado como lo que son, en nada. Sólo transcribiré una frase que me ha quedado grabada: “El peruano es un mendigo sentado en un banco de oro”.. Que cada uno saque sus conclusiones. En fin amigos, seguimos en el camino dispuestos a continuar tras el sol, la luna o lo que haga falta!!

Un abrazo desde el norte chileno..

Posteado por: Alberto | marzo 13, 2009

Iquique, olas en el desierto.

Alo compañeros!

El viaje va siguiendo su rumbo llevándome a remolque con él.. Casi huyendo de Santiago, me subí a un autobus hacia al norte del país.. Para llegar al destino, se tenía que cruzar casi de punta a punta el vasto desierto de Atacama durante un trayecto de más de 27 horas.. La primera etapa del viaje fue nocturna y cuando llegamos a la zona desértica tan solo adivinaba a ver las siluetas lejanas de las dunas iluminadas por una luna casi llena.. Ya en ese momento todo apuntaba a que el paisaje podía ser aplastante a la luz del sol.

Conseguí dormir sin demasiados problemas,más tarde  y tras varios intentos frustrados, despertar.. Al mirar de nuevo por la ventana, sólo arena hasta donde alcanzaba la vista. Conforme el bus avanzaba sin descanso, se iban sucediendo diferentes tonalidades de ocres, marrones y amarillos, como si cada zona reivindicase un color propio para diferenciarse de las demás.. Es curioso como se encuentra la belleza disfrazada de arena y rocas.

Fueron muchas las horas que pasamos con sólo tierra alrededor.. Entre tanto iban apareciendo algunos pueblos y pequeñas ciudades (muy separados entre si) a las que el sol castigaba inclemente.. No parece llover demasiado aquí.  Se hicieron duros los momentos más cálidos del día dentro del autocar, pero merecería la pena..

Al llegar a Iquique, una de mis piernas se había dormido. Conseguí bajar del bus pero una vez abajo ya no me respondía. Tuve que estar esperando apoyado a un lado durante 2 minutos tratando inutilmente de moverme, hasta que el chico que sacaba las maletas me dijo – ¿Vas a querer tu mochila y la tabla?. Y le expliqué que estaba intentando llegar hacia allí pero una de las piernas estaba totalmente dormida y no conseguía andar, lo que consiguió arrancarnos una carcajada a ambos.. Una sonrisa fue la bienvenida que tenía reservado Iquique al llegar.. Bien!

De la estación, directo a un hostal que había visto por Internet justo el día anterior y que estaba ubicado justo en frente del principal spot de surf.. Fue llegar e ir directo al agua, aún sin tener habitación para mi (me dijeron que en unas horas se irían unos pasajeros, así que, que mejor que esperar en el mar).. Había buenas olas y estaba empezando a ponerse el sol en el horizonte.. Fue perfecto, salvo que cometí un error. Entré con las prisas por estar haciéndose de noche y no tomé una referencia del sitio por donde entré (todo alrededor eran rocas).. Estuve hasta que ya era casi oscuro y de pronto descubrí que el resto de gente ya había salido del agua y no tenía a nadie a quien preguntar.. Desde dentro intenté ubicarme pero estaba dando palos de ciego, así que tuve que decidir salir por el sitio que me pareció por donde había entrado. No tardé demasiado en darme cuenta que aquel no era ni mucho menos el lugar adecuado, las quillas empezaron a rozar las rocas, después mis manos y más tarde (bajándome ya de la tabla) era yo el que iba golpeando con las rocas por todas partes con el vaivén de las olas.. Fueron 3 minutos algo tensos, pero no hubo nada grave que lamentar, rasguños y poco más..

Los siguientes días se sucedieron entre olas cada día más grandes (llegando incluso a demasiado) y compartiendo buenos momentos con la gente del hostal (Carlos, Sandra, Gael, Maria Paz, Gabriel, Susana…) Allí logramos hacer un intercambio cultural gastronómico en el que ellos cocinaron Porotos (parecido a la fabada) y yo les respondí con una paella, o al menos un intento de ella jajaj! Aunque lo más importante fue el buen tiempo que logramos compartir juntos!! De hecho voy a acabar alargando la estancia aquí unos días más de lo previsto, Iquique es un lugar que acaba atrapándote y si a eso se le añade el buen estado del mar y que he acabado dando con el hostal correcto (Beach Hostal), hace difícil la escapatoria.. Incluso Elisabeth, la dueña del hostal me ha reperado el traje que se me estaba cayendo a pedazos, sin palabras!!

Por lo demás, el plan es de aquí tirar hacia Arica el sábado, que seguro es un gran sitio también y no hay que deshechar lo que aún queda por conocer!

Un abrazo a todos, que parece que cada día sóis más.. Así que escribid!! jajaj!

Posteado por: Alberto | marzo 9, 2009

Ruta norteña…

Luna creciente chilena.. Por cierto aquí se llena por el otro lado

Saludos desde Chile!

Como todo lo bueno, el tiempo en Pichilemu se acabó y hubo que emigrar hacia el norte a seguir recorriendo tierras chilenas. La primera parada era Santiago, pero los chicos que me alojaron en Pichilemu, me invitaron a pasar un par de días en su casa de Requínoa, a tan solo una hora de Santiago y en pleno centro de la mayor zona vinícola de la región.. Comimos asado con buen vino, y ya se me empezó a pegar un poco el acento chileno poh!  Luego, un par de dias mas al interior, en las laderas de los Andes.. Espectaculares vistas y buenos momentos en esta zona montañosa. Estoy muy agradecido del trato recibido aquí (fue como estar en Avilés, pero un poco mas lejos!) por todos, especialmente con Rodrigo, Felipe, Jocelyn, sra. Eliana y toda la familia en general, a ver si con un poco de suerte se pasan por Barcelona y puedo devolverles la moneda..

Continuando la ruta, llegué a Santiago.. Una gran ciudad que está bien tambien, pero como me temia, no he conseguido durar ni 2 dias aqui.. Sigo siendo fiel al espiritu de mantener los pies lejos del asfalto (y lo mas cerca posible de la arena). Lo que quiere decir que voy a dar otro pequeño saltito (de nada menos que 27 horas en Bus) para llegar a Iquique, en la zona norte. Allí hay previsiones de olas que creo se van a asemejar a las de Pichilemu (esperemos que sin lobos marinos), aunque con el agua más caliente y con sol, lo que seguro se va a agradecer. Pero eso os lo explicaré mejor en el próximo post cuando lo esté viendo con mis propios ojos..

Por lo demás, voy a contaros que un plan muy loco anda rondando en mi cabeza desde hace unos días.. Llevarlo a cabo implicará un giro radical en lo que viene siendo el viaje por ahora, pero igual voy a dejarme llevar.. En que consiste?  Basicamente en hacer que el nombre del blog tenga un sentido íntegro (algo que para nada estaba pensado en un principio), con lo que habría que seguir viajando al oeste.. De Santiago a Isla de Pascua (que debe ser increíble), una vez vividos los secretos que esconden los moáis, saltar hacia Nueva Zelanda y de allí a Australia.. Si esto sale, aparte de alargar el viaje al límite y quedarme sin un duro (claro está) conseguiría hacer un viaje completo rumbo al oeste, vuelta al mundo incluida jajajaj! Aunque bueno, no empecemos a chuparnos las p todavía. Por ahora es solo un plan y del dicho al hecho…

A ver que pasa.

Bueno familia, buena suerte y hasta luego!

Older Posts »

Categorías